Trece editoriales cántabras acuden a la 75 edición de la Feria del Libro de Madrid

El Gremio de Editores de Cantabria, bajo el patrocinio de la Consejería de Cultura, presenta desde el viernes y hasta el próximo día 12 de junio 153 títulos

flm16
Imagen del expositor cántabro en la pasada edición. Durante la feria abierta al público en El Retiro hay programadas varias firmas / DM

Guillermo Balbona | Diario Montañes

Trece firmas editoriales cántabras estarán presentes desde el próximo viernes y hasta el 12 de junio en la Feria del Libro de Madrid, una de las citas anuales de referencia para el mundo editorial. Con Francia y Cervantes como protagonistas, esta 75 edición se afronta con el optimismo de las buenas ventas crecientes registradas en los últimos años. El parque de El Retiro vuelve a ser el escenario de esta fiesta literaria al aire libre que contará con 367 casetas y 479 expositores, tanto de organismos oficiales como libreros especializados, generalistas, editores y distribuidores.

A ella acuden trece firmas integradas en el Gremio de Editores de Cantabria –patrocinadas por la Consejería de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de Cantabria–, que presentarán 153 títulos.

Cantabria tradicional, Los cántabros, Contenidos, Descubrir, El Desvelo, Estvdio, Librucos, Montañas de papel, Mundanalrüido, Nocapaper, Quálea, Tantín y Valnera son los representantes de la comunidad. Los editores se ubicarán en la caseta nº 15, institucional, del Gobierno de Cantabria, cercana a la entrada desde la calle O´Donnell al Parque del Retiro. El horario de apertura será de lunes a viernes de 11.00h a 14.00h y de 18.00h a 21.30h. Y sábados, domingos y festivos de 11.00h a 15.00h y de 17.00h a 21.30h.

Durante las jornadas de esta cita tradicional se han programado varias firmas de libros entre los cuales se ha fijado ya la siguiente nómina: Eduardo Lostal (Hijos de un país sin dios); Sara Cué (Recuerdos del agua); Jesús Carasa (La toma de la pastilla); Cecilio Otard (El duque. La saga de los Gándara) y Ramón G. del Pomar (El mal amor).

La Feria del Libro de Madrid ha adoptado como lema de su septuagésimoquinta edición: «Porque no se imagina en el aire. Porque imaginar tiene que ver con hacer, con poder hacer», una cita tomada en préstamo de la novela de Belén Gopegui ‘El lado frío de la almohada’ (Anagrama, 2004). La sentencia acompaña, como imagen de la Feria, un cartel de Emilio Gil que apela a la importancia de superponer significados creativos a la tradición. «Como afirma el artista británico David Hockney –señala el diseñador– «entendemos el presente comparándolo con el pasado, añadiendo una capa sobre otra». Lo físico, lo táctil, aquello que experimentamos también desde varios niveles y sentidos está integrado en el libro, encajado y orgulloso de su materialidad».

La Feria del Libro de Madrid está valorada por el Gremio cántabro como «un escaparate idóneo para que nuestros editores muestren al gran público una selección del rico panorama del libro en Cantabria».

Teodoro Sacristán, director de la Feria del Libro, explicó en la presentación de esta edición que aunque no tienen previsiones de ventas, la feria ha funcionado «muy bien» los últimos años «para como está el sector», de tal forma que de la caída experimentada del 42 por ciento ya se ha recuperado un 20 por ciento.

La feria ha elegido a Francia como país invitado, que a través del Instituto francés de España y la embajada de ese país propondrá medio centenar de actividades alrededor de la literatura, la filosofía y la lengua galas. Con 1.100.000 euros de presupuesto se busca consolidar un espacio público de cultura y diálogo y también de imaginación. El escritor libanés en lengua francesa Amin Maalouf impartirá la conferencia inaugural de la feria bajo el título ‘Un sillón que mira al mundo’, autor que visita España con motivo del 50 aniversario de Alianza Editorial, que le publica en español.

El 400 aniversario de la muerte de Cervantes tendrá también su reflejo en las actividades de la feria con la presencia del hispanista francés Jean Canavaggio; la conversación ‘Siempre Cervantes’, con Andrés Trapiello» o la velada ‘Leer bajo la luna’. «El micro» es una de las actividades que se mantiene en el día a día de la feria: a las doce de la mañana, un librero, editor, escritor, crítico o periodista dispone de un minuto para realizar por megafonía su elogio de la lectura y el libro.