Tengo suerte de ser profeta en mi tierra

El Premio Nacional de Ilustración reconoció que si mira hacia atrás ve «trabajo, trabajo y más trabajo. Pasión, alegría y entretenimiento»

Luis Lisaso, Joaquín Solanas, Jesús Herrán, Raquel Martín, César Torrellas y José Ramón Sánchez sujetando la placa que le entregaron ayer los libreros.
Luis Lisaso, Joaquín Solanas, Jesús Herrán, Raquel Martín, César Torrellas y José Ramón Sánchez sujetando la placa que le entregaron ayer los libreros. / Foto: Roberto Ruiz

Lola Gallardo | Diario Montañés

«Tengo la suerte de ser profeta en mi tierra». Así se pronunció ayer el pintor, dibujante y editor santanderino José Ramón Sánchez (Santander, 1936), Premio Nacional de Ilustración, que, ilusionado y con su simpatía habitual, recibió el homenaje de los libreros cántabros «por su inestimable aportación al mundo del libro», según reza en la leyenda de la placa conmemorativa que le entregaron. Sánchez aseguró ser profeta en su tierra, «pero no un profetilla, sino uno de los grandes», dijo. Y si mira hacia atrás, ¿qué ve? «Trabajo, trabajo y más trabajo. Pasión, entretenimiento y alegría porque es un trabajo elegido libremente, creativo y fantástico», señaló este ingente creador que mostró su «alegría» por compartir el afecto de los libreros cántabros y haber vivido «una vida tan intensa».

La Feria del Libro cerró ayer sus puertas después de once días intensos con broche de oro. Un homenaje al Premio Nacional de Ilustración, quien dijo sobre su vida que «ha sido, es y seguirá siendo trabajo». Reconoció que Cantabria le ha dado «más de lo que merezco, por lo que a veces me parece estar viviendo la vida de otra persona». Y lo dijo momentos después de escuchar a la actriz Raquel Martín, que leyó textos de su exitoso libro ‘Cuando el abuelo fue niño’, con letras e ilustraciones suyas, editado por Valnera. ‘Cuando el abuelo fue niño’ funde evocación, autobiografía, cuento y fantasía, con su nieta al fondo. En él habla de su infancia en Santander y Palencia, su juventud y su vida adulta en Madrid, para regresar a Santander hace años.

Sánchez publicó recientemente ‘Tiempos difíciles’. La América de la Gran Depresión y la España de la Guerra civil, a través de un trabajo creativo y documental, «para sentir en cada dibujo o en cada tema que estás con los que sufren, con los que cuentan una experiencia que no puede dejarte indiferente». Ayer firmó ejemplares de este libro que aborda una década «maldita», dijo. Los años treinta. En un principio, abordó solo la Gran Depresión Americana, pero tras una conversación con su hijo incluyó dibujos y textos de la Guerra Civil española. Y es que reconoció ser una apasionado de la historia. «Me siento muy a gusto con cualquier proyecto en el que haya que leer, investigar y estudiar», aseguró el autor de verdaderas joyas de la ilustración como las de ‘Moby Dick’.

El gran protagonista de la Feria del Libro avanzó ayer que ahora trabaja en un nuevo libro histórico. En esta ocasión, una biografía de una estrella del cine mudo.

Además del homenaje a José Ramón Sánchez, la Feria del Libro vio desfilar ayer por su recinto en su último día a numerosos escritores. Jorge Pinilla presentó su libro ‘El Primer Umbral’ y Francisco Renedo Carrendi y Juan A. Gómez ‘Cantabria incógnita y misteriosa’, mientras Ángel Núñez Castaín firmó ejemplares de su libro ‘Santander, mirar y ver’.

Para el final del día, el cántabro Ángel Sopeña acercó al público cántabro su poemario ‘Juguetes aplazados’, de la editorial La sirena del Pisueña. El cántabro, que fue profesor de Literatura Española en el Instituto José María Pereda de Santander y es miembro honorario del claustro de profesores del colegio José Luis Hidalgo de Torrelavega, ha publicado varios libros de poesía y tiene varios premios en su poder.

La XXXIV Feria del Libro de Santander se inauguró el pasado 23 de abril con Manuel Ángel Castañeda, periodista y presidente del Ateneo de Santander, como pregonero. Han sido once días intensos en público y ventas.