Jesús Herrán dimite como presidente del Gremio de Editores tras la crisis abierta por los recortes al sector

La decisión «irrevocable» fue anunciada horas después de mantener una reunión con Cultura. «Tengo la sensación de haber sido engañado por la Consejería. No han presupuestado lo que habían prometido»

MF0HM761-kjTD-U110315921438bbH-624x385@Diario Montanes

Guillermo Balbona | Diario Montañés

El veterano editor Jesús Herrán, artífice del sello Valnera, presentó ayer tarde su «dimisión irrevocable» como presidente del Gremio de Editores de Cantabria. La decisión, comunicada a los integrantes del colectivo de profesionales, fue tomada como consecuencia de la crisis abierta en la última semana al conocerse las ayudas y líneas de apoyo de Cultura a la edición de libros, cifrada en 70.0000 euros, casi un cincuenta por ciento inferior a la del pasado año. Diecisiete sellos editoriales suscribieron un comunicado de protesta, avanzado por este periódico, en el que denunciaban el «drástico recorte», el maltrato frente a otros sectores de la cultura, e instaban a Cultura a rectificar. Además, proponían ocho grandes medidas clave para la supervivencia. Horas antes de anunciar su dimisión, Herrán había mantenido, junto a otros dos miembros del Gremio, una reunión con la nueva directora general de Acción Cultural, Gema Agudo, para abordar las reclamaciones y estudiar posibles soluciones. Jesús Herrán había asumido la presidencia del Gremio en 2014. En la decisión, declaró a este periódico el editor de Valnera, «ha pesado sobre todo el recorte. Ser presidente de cualquier gremio supone defender los intereses generales y, en este caso, aunque mis compañeros me disculpan y me piden que continúe, tengo la sensación de haber sido engañado por la Consejería». A juicio del también escritor y articulista, «no han presupuestado lo que habían prometido. Lo mejor es que savia nueva me sustituya y tire del carro. El gremio seguirá unido, aunque sea como suma de sus individualidades».

23 años en Anaya

Herrán, que posee una larga y fecunda experiencia en el mundo editorial, trabajó durante 23 años en el Grupo Anaya, luego fue editor de Valnera y de la Gran Enciclopedia del Románico de la Fundación Santa María la Real. Es autor de nueve libros.

El editor manifestó a sus colegas su desencanto por la falta de frutos en la reunión mantenida con Cultura. «Como no lo veo claro y ya no me considero con fuerza para seguir adelante en esta guerra, presento mi dimisión irrevocable. Creo que para seguir adelante se necesita un impulso que yo ya no tengo». Cultura enmarcó el recorte de las ayudas en la prioridad social y sanitaria. No obstante desde la Consejería se mostraron abiertos a apoyar determinados proyectos especiales o singulares a título individual.

En declaraciones a este periódico Herrán consideró que «es el mejor momento para remover conciencias, si es que algunos la tienen. El panorama que se avecina es oscuro, ciertamente, pero para afrontar estos tiempos difíciles se necesita algo más de lo que yo puedo ofrecer: gente joven con nuevas ideas».

En su reflexión, sostuvo que «tampoco los sectores culturales somos especialmente solidarios. Como editores hemos dado los pasos para colaborar con los libreros, nos hemos hecho más solidarios con la cadena del libro, pero necesitamos ahondar muchísimo en ese camino».

Y, en este sentido, añadió que «desgraciadamente los intereses particulares suelen primar sobre los generales. De todos modos, yo voy a seguir colaborando con el Gremio siempre que me lo soliciten».

Etiquetas: